Páginas vistas en total

lunes, 23 de marzo de 2015

EL VIAJE

Lo recuerdas, fue en los años 90. Tu primer viaje astral  y tú eras converso de tus fuentes y de tus manías y eras el reverso de todo y te encontrabas pleno y pleno eras al interés de ser todo y en el todo te movías con tu mente curiosa y en todo enrredabas y a todo conocías y hacías lo uno y hacías lo otro y no hacías nada y nada hacías y te encontrabas aquí y te encontrabas allá y Todo eras y eras el Todo.
Y tú llamabas a la mujer que estaba lejos desde aquel bar que estaba construído sobre la carretera y veías la masa de coches moverse por los dos carriles y sabías que más allá habría ciudades y así asistías al lujo de todo en aquel bar sobre el promontorio de la carretera donde veísas filas de automóviles desplazarse veloces y eso cómo que te tranquilizaba, miles de personas en sus vehículos moviéndose y tú los controlabas desde el promontorio de la carretera donde había un bar y antes el bar tuvo un supermercado en sus cimientos y arriba tendían la ropa mujeres danesas, y eso lo recuerdas mientras el bar ahora es de otros y ya no existe el supermercado y no sabes que dentro de unos años tampoco existirá ese bar, y no lo sabes...Y todo aquel entorno va a desaparecer, los céspedes amarillos de los columpios donde te sientas a fumar tus porros, todo eso va a desaparecer, tus manos veloces de escribidor también van a desaparecer y se harán fofas y reumáticas y tu mente ágil de librepensador también va a desaparecer y dejará paso a un paradigama de confusión cómo si hubieras tenido un accidente mortal, y todo en fin va a desaparecer pero mientras tanto Alexander tiene una casa prefabircda en el monte también y más posesiones pero en España sólo esa y ahí van los dos davices a fumarse sus cartuchos de mariguana y ahí vas tú también a bañarte en una piscina prefabricada en el monte, y entonces cae la noche y juegas al ordenador que es una consola de videojuegos con dos equipos EL MADRID Y EL Barsa Y SE JUEGA A SER UN EQUIPO Y TE PASAS HORAS ENTERAS JUGANDO A ESE JUEGO DE LA CHAMPION DE FÚTBOL PERO A TI NO TE GUSTA EL FÚTBOL PERO TE GUSTA JUGAR AL VIDEOJUEGO EN EL QUE ERES UN JUGADOR DE FÚTBOL Y LA VIDA ES ESO. Es así de paradójica. Pero a ti te da igual y cae la noche y sale la luna y juegas ordenador y fumas maiguana.
Y años más tarde llegas a ese mismo monte y ya no existe la casa de Alexander y entonces tiendes tu toalla y te echas una siesta porque estás cansado y duermes al lado de lo que antes era una casa y que ahora ya no existe, duermes al lado de las cosas que ya no existen y de la gente que ya no existe y duermes al lado del monte que todavía existe y que existirá mucho más tiempo porque la naturaleza nos prevalece.
Y recuerdas cuando volvías fumado de maría a tu casa que ya no existe y que era una casa amarilla que estaba en la costa pero que ya no existe, volvías fumado de maría a tu casa amarilla que ya no existe y te metías en un cama que ya no existe y soñabas sueños que ya has olvidado, y han asado muchas cosas que ya se te han olvidado y han sido bellas cómo aquella jauría de perros rabiosos que se asustó de ti y venían a atcarte pero te vierons chocando tus zapatos de charol contra el suelo con tal rabia y tal fuerza que se asustaron y despues de devorar a los pobres animales del zoo te perdonaron la vida y eran muchos y tú no te diste ni cuenta y venías cansado cantando y en el balcón la madre de Astrid se probaba el camisón azul que le regalara su tercer marido porque los dos primeros ya no existen y luego detrás de unas gfas negras la alemana que te amó te temía y su hermana también y una negra en pelotas salió por la azotea pero todo ya ha desaparecido y la negra llevaba unas brgas blancas y tenía tu edad 23 años, y ahora esa edad ya no existe en ti sólo son los recuerdos de una negra en brgas de la alemana y de la madre de Astrid y también de los juegos de ordenador y de tus porros de maria hasta que un día te sentaste a escuchar piano que salía del fondo de las casas blancas y te saliste por un hueco de tu cabeza y esta vez viajaste hasta la luna y las estrellas y tu cuerpo se quedó en el suelo y tu viajste hasta el firmamento, lo conseguiste y no le diste importancia y quince años más tarde dijiste "si yo una vez me salí fuera de mi cuerpo" pero antes no le dabas importancia porque era lo normal, el viaje astral era lo normal, pero también estar drogado era lo normal y ahora lo recuerdas pero ahora ha pasado todo.
Pero la vida es pasar sin hacer grandes cosas y tu recuerdas de esos treinta años de drogas y excesos los momentos buenos y menos aburridos pero lo que no sabes porque no lo recuerdas ya es que hubo muchas sombras y muchas tiranteces y muchos puntos muertos y sólo recuerdas los puntos buenso y aquellos en los que hiciste un viaje astral pero no recuerdas aquello que no recordarás en toda tu vida y que también existíó y sólo recuerdas momentos de luz y momentos de gran intensidad emocional pero seguro que pasaste horas muy aburridos y mano sobre mano y sin hacer nada y seguro que tuviste muchas horas de tedio, pero eso tú ya no lo recuerdas.
Si haces un esfuerzo recordarás horas muy aburridas, todas aquellas que empiezan en realidad mucho antes de ti cuando la tierra loca no te dejaba dormir en el ambiente infernal y luego tus pies en el casos del cemento cuando no podían andar y aquello que se cerró de verdad, tú no lo recuerdas en verdad en tu modo juventus imposible pero aquellas horas sin dormir te lo hicieron pasar mal y no sabes por lo que pasaste y aquellos días en los que los amigos no aparecían y quizás te fuiste al quiosco o a un bar a ver las noticias y estabas aburrido, eso no lo recuerdas ya.

Pero yo te digo que en tus treinta años de excesos y francachelas hubo momentos malos, pero no los recuerdas y en todo el tiempo sabroso descubriendote a ti mismo había momentos de hartazgo y zarpa, magníficos presentes no habría dado siempre la vida y con un toque y una pizca de nada y de nada para ti hubo mucho tiempo gastado...y lo pasate bien en tu cabeza PERO NO SIEMPRE pero ahora no te acuerdas y jam,ás, jamás podrás acordarte de algunas cosas, JAMÁS

No hay comentarios:

Publicar un comentario