Páginas vistas en total

sábado, 24 de octubre de 2015

LA BRUJA DE LOS OJOS ROJOS




En los primeros días de la oscuridad fue apartado el tedio, todos los seres del inframundo llegaron a ser aquello que sólo podían haber sido de ser de otra manera y se instaló en ellos el error con una precisión diamantina, todos nosotros lo ignorábamos aquella noche y todas las noches anteriores de nuestra vida.

Fue en un viejo caserón donde leíamos novelas de terror y asábamos patatas de niños, yo tendría unos doce años y asaba patatas en el fuego junto a los pocos amigos que tenía, luego el tiempo pasó.

El recuerdo de aquel viejo caserón me asaltaba en mis más misteriosos sueños, siempre volvía a él pero ya de adulto y mágicos encuentros tenían lugar allí con personas de otras dimensiones y seres de otros planetas. Ese viejo caserón abandonado se convirtió en un nexo de un unión entre el mundo onírico y la realidad que me acompañaba muy de cuando en cuando pero lo hacía.

En algún lugar de mi alma algo estaba a punto de estallar y yo lo sentía así, había habido muchos cambios rotundos en mi vida. Era el verano del año 2012, Amanecer Dorado había llegado al poder en Grecia yo hacía páginas web para clubes de alterne, vivía en una cochambrosa pensión en el peor barrio de Salamanca y tenía sólo cinco euros al día para mis gastos después de haber pagado el día en aquella pensión de mis recuerdos. Con el tiempo logré poner la orden de pagos mensualmente pero tuve que hacer grandes sacrificios para ello, me sentía aislado y el mundo se venía abajo, España estaba a punto de pedir un rescate a la banca y su principal sistema financiero se había caído provocando pérdidas de más de 40.000 millones de euros. La gente estaba loca aquellos días, porque parecía, entre otras cosas, que también venía el fin del mundo presagiado por los mayas y que una tercera guerra mundial o una gran cataclismo estaba a punto de sobrevenir al planeta Tierra.

Por aquel entonces yo encontraba en el viejo caserón cierto refugio y en él hablaba con ángeles y espíritus de los muertos y también seres de otras dimensiones, astralmente lo hacía así en ese viejo Lugar de Poder que era el caserón abandonado de mi infancia que resurgía en mis sueños cómo una fuente de antiguo conocimiento. De esa manera me hice algo sabio y algo cínico y más desapegado de las cosas y de las desgracias del mundo real y de la grave crisis que vivíamos mundialmente, pienso que aquello fue lo que me salvó.

En aquel verano, tras el triunfo en Grecia de "Amanecer Dorado" parecía que una ola de neonazismo iba a recorrer toda Europa, y fue ello sumado a la fuerte crisis que teníamos en España, lo que llevó al grueso de la inmigración a abandonar mi país, sin embargo, y para contentarse con su nuevo destino, todos los inmigrantes gastaban su dinero ahorrado en grandes dispendios por los bares de la ciudad y el ambiente no era de tristeza y abandono sino de gran algaranza y alagarabía, todos los extranjeros se gastaban su pecunio ganado con el sudor de su frente en divertirse llevando en consecuencia a una extraño ambiente festivo toda la ciudad justo cuando España estaba viviendo sus horas más bajas.

Ocurrió una noche de desenfreno y gasto de los no nacionales cuando me perdí por los bares de Salamanca intentando de alguna manera sumarme al jolgorio, entonces una chica muy pobre y mal vestida con una mirada verde y callos en las manos, me pidió algo de dinero para comer y acepté invitarla a merendar. Mientras degustábamos un chocolate con tortitas apareció una extraña vieja desdentada detrás de mi con aspecto de vivir entre cubos de basura y me dijo sólo:

--Esa chica...no buena--y se marchó dejándome sumido en una acongojante zozobra.

Sin embargo volví a quedar con esa chica una tarde y otras tardes de verano y siempre merendábamos chocolate y tortitas y siempre invitaba yo. Tuve que pedir dinero prestado a un hermano en el extranjero, que había huido del mal rollo que se estaba gestando en España con la escusa de la crisis para poder vivir un poco mejor yo en medio de aquel sistema de cosas, esos giros que mi hermano me pasaba por Paipal siempre acababan en manos de la extraña mendiga que en el fondo me tenía cautivado.

De nuevo, ya casi de noche, se nos volvió aparecer la siniestra anciana para decirme lo mismo:

--Esa chica...no buena--y tras pronunciar las palabras con voz tenebrosa y de ultratumba nos dejaba sumidos en el estupor.

Una mañana yendo yo hacia el mercado que hay cerca de las torres de la clerecía, volví a encontrarme con la vieja del inframundo.

Aquella mañana me encontraba lleno de vida y optimismo y al encontrarme a la anciana mi energía se me vino abajo. Dijo muy cerca de mi unas palabras que no entendí, casi cómo una maldición y luego se fue cómo vino, cómo si no hubiera llegado.

Estuve toda la tarde triste en medio de la algarabía y el tono festivo con el que los emigrantes se despedían de España por centenares, perdido en la ciudad sin saber qué hacer ni a donde dirigirme, fumando más de la cuenta y algo nervioso, esperando que se hiciera de noche para recorrer los mismos bares y entonces al llegar a la plaza mayor de Salamanca me acordé de la plaza mayor de Madrid, donde había vivido mucho tiempo, y no sé por qué me empecé a imaginar que estaba en Madrid y al final fue tan vívido mi sentimiento que empecé a creerme que efectivamente me encontraba en aquella región de España. Empecé a sentirme también cómo un emigrante, sin saber por qué, que tenía que abandonar el país que estaba arruinado y buscar mejores horizontes.

La semana siguiente me encontraba muy cansado y algo deprimido, no sé por qué pero me deprimía mi país, la ruina en la que se había convertido España. Me deprimía que pronto empezaran a ser pobres cientos de miles de españoles y quizás yo también, me deprimía demasiado pensar que a lo mejor un día del año 2015 habría catorce millones de españoles pobres en España. Me deprimía pensar que mi país se había ido a la mierda y que pronto empezaría a haber grandes diferencias entre clases sociales con el consecuente odio y rencor que generaría todo aquello. La ruina de España yo empezaba a sentirla cómo mi propia ruina y el fracaso de España yo empezaba a sentirlo cómo mi propio fracaso personal. El país aquel verano del año 2012 estaba en sus horas más bajas en medio de una Europa en sus horas más bajas y todo era desconcertante y a la vez muy deprimente, la sensación era cómo estar viviendo una guerra. De hecho eso era lo que sucedía: había una guerra contra el euro y los españoles no estábamos llevando la peor parte...¿Cuánto tiempo podría aguantar haciendo páginas web para clubes de alterne y durmiendo en una cochambrosa habitación de una pensión de Salamanca? ¿Cuánto tiempo podría aguantar hasta que se me acabase el dinero y tener que volver a vivir con mis padres cómo cuando era un adolescente? No quería pensarlo y por eso dejaba siempre unas pocas monedas para unos vinos y para unas jarras y creo que toda España estaba haciendo lo mismo. Los bares estaban llenos y se veía pasear temblona a la gente borracha por la calle.

De repente pensé en algo...¡Si no hubiera visto las noticias ni internet, Salamaca sería sólo una gran fiesta! ¡Una gran fiesta de emigrantes divirtiéndose y gente llenando los bares! ¡De no haber visto las noticias no vería la crisis por ninguna parte, antes al revés: vería una situación de fiesta y abundancia ( los bares llenos, los emigrantes de risas, la gente copando los bares y restaurantes en las calles)

¿Y dónde estaba mi crisis? Yo tenía trabajo y un lugar donde dormir, comía todos los días y tenía para mis gastos...¿por qué no me limitaba a disfrutar de la noche? ¿Por qué no me limitaba a disfrutar de la noche y de la naturaleza y a disfrutar con mi propia creatividad? ¿Por qué no me limitaba a disfrutar del buen tiempo del verano sin preocuparme por la crisis que yo ni tenía, ni veía, ni sentía...? ¡Todo había sido inducido por la prensa y el mundo digital! España había perdido 40.000 millones en las finazas del Ibex 35...¿Tenía que estar triste por ello? ¿Había perdido yo algo? ¿Me había desaparecido dinero del bolsillo por ello? ¡Las bolsas mundiales se estaban hundiendo! ¿Había perdido yo mi trabajo, sentía un terremoto bajo mis pies? ¡No! ¡Además en España no existen terremotos! ¡Nunca habrá un gran terremoto en España! ¿Y el megasismo financiero? Yo no sentía nada más allá de mi propia aprensión...¿Por qué no disfrutaba un poco de la vida, del verano y de mi gran energía creadora? ¡Sí! ¡Eso haría!
¡Y en cuanto a esa maldita bruja en vez de tenerla miedo exploraría lo desconocido!
Sumido estaba en esos pensamientos cuando vi aparecer de improvisto y casi de la nada a la misteriosa y añosa mujer. Me hizo un gesto con los pulgares hacia abajo y se fue arrastrando un carrito de la compra con lo que parecían sus enseres personales, se entretuvo mirando unos desechos de metal que habían tirado en plena calle y que parecían el interior de algo. Los recogió y con mucha parsimonia los metió en su carrito, luego pareció reírse muy bajito y me lanzó una mirada de fuego mientras seguía poniendo sus pulgares hacia abajo cómo en signo de derrota.
¿Cuántos miserables buscando en las basuras habría en el año 2015? ¿Cuántos negociantes del cartón, los plásticos y la chatarra no tendrían más remedio que vivir de desperdicios cuando hubiera en España en el año 2015 catorce millones de pobres? ¡Pero por qué pensaba eso! Yo estaba bien, tenía salud y trabajo y algo de juventud todavía y fuerzas y ánimo vital...¡Yo estaba bien! ¡Podría con todo porque había una gran crisis...¡Pero para mi, no! Tal vez un poco  de austeridad, pero nada más (y además yo siempre había sido muy austero, cómo buen castellano)

Me entretuve más de la cuenta por los bares aledaños a la plaza mayor de Salamanca, siempre tan espaciosa y tan bien iluminada, y me sorprendí pensando que quizás a aquella anciana tan sólo pudiera verla yo...y...¿Por qué no? La mitad de lo que viera. Imaginaba que tan sólo yo podía ver una realidad que existía más allá de los sentidos y a  la que yo tenía acceso. De la misma manera que pensaba en pensamientos que estaban más allá del pensamiento y que nadie podía entender, era posible que también pudiera ver cosas que sólo entendiera yo. Siempre he tenido acceso a un mundo más complejo y completo, he sido un privilegiado del sexto sentido desde muy temprana edad y por eso no podía sorprenderme que sólo en mi cabeza existiera una realidad que era la realidad del mundo y no la mutilada realidad que tenían que entender los demás. Ésto siempre me había traído problemas. Muchas veces soñaba ser una persona normal, cómo el resto de los ciudadanos...¡Pero no podía serlo! No entendía porque tenía este sino porque ¿Qué era el universo?: nada más que un holograma plano al que nosotros damos apariencia tridimensional. Flotamos en el éter del cosmos y percibimos la ilusión de tener un cuerpo y vivir una experiencia 3D cuando en realidad sólo somos mente y pensamiento y a eso volvemos, a una Gran Mente producto de todas las que recobran su posición en el más allá: ¡El universo es mental! Sin embargo al pasar por  Maya o Ilusión el Ser Humano cree vivir una experiencia 3D y se producen las Ilusiones Materiales y la mayor de ellas: el dinero.
Ahora desaparecía la mayor ilusión material de todas (el dinero) y la gente empezaba a cobrar conciencia de su ilusión 3D al carecer de cosas materiales, pero el principal objetivo era poder librarse de esa ilusión, en eso consistía el cambio de conciencia del año 2012 en acabar con este mundo de ilusión y la mayor ilusión de todas, la más grande, el dinero, estaba desapareciendo.

Pero tenía que hacerme cargo de la realidad 3D, los seres humanos no estaban tan evolucionados cómo para prescindir del mundo de la ilusión. Veía a cientos de compatriotas míos mendigando por las calles, a cientos de miles de compañeros míos en la cola del paro y a millones de españoles que vivían en medio de empresas quebradas y austeridad galopante...¡Veía a mis hermanos pasando hambre! ¡Pero ésto era igual en toda Europa y especialmente en Europa del sur! ¿Hacía dónde nos dirigíamos? Probablemente hacia una tercera guerra mundial en medio de un colapso sistémico de la economía...¡Quizás para septiembre o noviembre del 2015 colapsaría el sistema financiero y económico a nivel mundial! ¿Y ésto no desembocaría automáticamente en la muerte de millones de seres humanos? ¡Sí, el mundo de la ilusión estaba acabando en el año 2012 y conoceríamos la verdadera realidad que se encontraba descorriendo el velo después de la ascensión! ¡Pero ascender significaba morir! Así que cuando decían los santones y profetas y los gurús y los conferenciantes espirituales que ascenderíamos después del año 2012...significaba que todos íbamos a morir! (y ésto lo sabían los jubilados) ¿Pero qué podíamos hacer? ¡Vivir con alegría, siempre vivir con alegría! ¡Con la alegría de estar vivos!

¿Y qué podemos hacer los Seres Humanos? ¿Esperar a que llegue el Fin de Semana y gastar unas pocas monedad aturdiendo nuestra mente con el alcohol y la droga? ¿Es a eso a todo lo que podemos aspirar los seres humanos: a ser unos esclavos de lunes a viernes y los fines de semana aturdir nuestra mente con drogas y alcohol? ¿Es eso a todo lo que podemos aspirar? ¡Podemos aspirar a celebrar nuestras propias fiestas y no las fiestas oficiales que están en el calendario! ¡Cuándo nosotros queramos que sea un día festivo, lo será y lo celebraremos! ¡Y podemos aspirar a salir cuando nos dé la gana y no sólo en los findes! ¡Podemos aspirar a comer cuando tengamos hambre y a dormir cuando tengamos sueño y a divertirnos cuando tengamos ganas sin esperar horarios ni fechas! ¡Podemos aspirar a crear nuestro propio trabajo y a trabajar en él sólo cuando nos apetece! ¡Podemos aspirar a no tener edad ni creencias ni partidos político ni religión! ¡Podemos aspirar a no votar ni  a interesarnos por la política! ¡Y podemos aspirar a ser humildes y a no tener deseos que no podamos alcanzar! ¡Podemos aspirar a la inmortalidad del alma y a una vida sin sueños porque será toda ella cómo un sueño! ¡Podemos diseñar nuestro propio espacio e instalarnos en él!

Agotado de tantas reflexiones enfilé rumbo a la pensión y en pocos minutos me quedé dormido, aquella noche tuve un sueño inquietante:
Me encontraba yo en el viejo caserón abandonado de mi infancia, ya adulto pero en los mismos quehaceres, asando unas patatas en una hoguera, cuando se me apareció la bruja de ojos rojos:
--Esta bien que aprendas a cocinar sobre hogueras alimentos--me dijo
--¿Por qué?--la pregunté.
--Porque pronto en Europa vais a pasar hambre.
Me desperté del sueño ciertamente conturbado por la experiencia...¿Era verdad que en Europa íbamos a pasar hambre? ¿Y cuándo? En 2013, en 2014, en 2015...o más adelante? Yo no sabía lo que iba a pasar pero parecía que la vieja me traía un mensaje desde el otro lado desde el que se podía observar cómodamente el tiempo....¡Una guerra en Europa! ¡Qui´zas fuera eso! ¡La invasión de Europa por Rusia! ¡La guerra total! ¡La tercera guerra mundial! La bruja de los ojos rojos me había traído un mensaje desde el futuro y era desolador y yo no podía entender ni comprender la peligrosidad de su alcance...¿Y qué hacíamos los españoles mientras tanto? Dormíamos, sólo dormíamos.
Cuando me desperté era sábado por la mañana y la gente vivía en chandal, allá a donde fueras veías a familias enteras con el chandall puesto, debe ser costumbre lavar en fin de semana toda la ropa de trabajo o para ir al trabajo, entonces las familias se ponen un chandall y salen a pasear. Aquella visión de familias enteras por la calle vestidas con ropa deportiva al mismo tiempo que yo conocía que todos ellos iban a pasar hambre en pocos años, me daba cierto poder pero...¿Para qué me servía? ¿Alguien iba a creerme? ¿Me iban a dar dinero por ello? ¡El sueño y la visión me servían tan sólo para hacer literatura, para escribir un relato o un cuento algún día que quizás leerían sólo 80 personas!¿De qué me vanagloriaba...? ¡Ah! ¡Todo es vanidad y perseguir el viento!
Debía preocuparme por mi. Cuando empezara el colapso económico y la seria carestía y luego la hambruna, de seguro que no iba a haber tabaco. Para empezar tenía que dejar de fumar. El café escasearía, así que me tenía que acostumbrar a tomar poco café. Seguramente tampoco habría mucho alcohol, así que tendría que ir dejando poco a poco de beber. La comida sería muy frugal, me acostumbraría a comer poquito y una sola vez al día. Desde este año, 2012, iría poniendo en práctica todos estos recursos para cuando viniera la guerra y la hambruna en el 2016 o el 2018 ya me encontrara preparado. Poco a poco me iría acostumbrando a una vida de privaciones para cuando llegara el momento de que en Europa no hubiera nada. De todas formas hoy era sábado y un par de cervecitas no le hacen daño a nadie, saldría a alternar aprovechando un poco los pocos años que me quedaban antes del fin...¡Pobre Europa! ¡Pobre mundo! ¿Cómo hemos podido llegar a esta situación? ¡No me lo explicaba! No era sólo el egoísmo del hombre y de algunos de sus gobernantes...mi intuición me decía que todo era un sistema de cosas preparado...¿Pero por qué y para qué? ¿Para reducir la población mundial? ¡Somos ganado! ¡Somos una granja humana en el planeta! Me ponía malo y me daban ganas de beber más en vez de dejar de beber, pero tenía que ser fuerte. Hoy sólo dos cervezas y poco a poco me iría quitando de beber ( de fumar iba a ser más difícil) En cuánto a comer menos, seguro que me vendría hasta bien...¡Un nuevo mundo estaba a punto de aparecer ante mis cansados ojos...un nuevo mundo de pesadilla! ¿Y qué podíamos hacer? Nada. Realmente nada.
Decidí tomarme unas pequeñas vacaciones, así que me subí a un autobús y viajé hasta Palencia.

Cuando llegué a Palencia era por la tarde todavía pero empezaba a anochecer, me perdí por unos bares cerca de plazas y en las plazas algunos árboles. Estuve entretenido muchas horas y me gustó pasear por algunas calles que curiosamente me recordaban a Granada, incluso a esa calle de Granada que va desde la principal al barrio del Albaicín, eso me pareció lo más mágico de todo...¿Así que para qué preocuparse? España entera sería sumida en una gigantesca crisis que no había hecho nada más que empezar...¡Pero yo estaba de vacaciones en Palencia! ¿Qué más podía pedir?
Nadie podía ayudarme en nada en momentos cómo éste, sonidos de reloj me acompañaban, campanas a lo lejos y repetía para mí mismo "No te angusties" "Vive y deja vivir" y así pasaba la tarde y la noche pensando que la vida resolvería todos mis problemas a la menor ocasión, no podía dejar de ser sensible. Viviría y sería feliz, no dejaría que ningún problema me hiciera sufrir. Palencia sería mi nuevo hogar donde viviría cómo quisiera y comería lo que quisiera, eso pensaba yo. La buena vida sin reglas, responsabilidades ni angustias...¡Ya llegaría la guerra luego a Europa! Echaría de menos el convento de los capuchinos de Salamanca pero aquí también habría buenas iglesias que visitar, Palencia "la bella desconocida".

Me instalé en Palencia y teletrabajé cobrando el suficiente dinero cómo para poder hacer frente a mis gastos, la bruja ya no aparecía en mis sueños sin embargo las calles estaban llenas de depauperados y mendicantes. Yo lo sentía así, ésto no era más que el comienzo: en muy pocos años en Europa se pasaría hambre y vendría una gran crisis económica catastrófica, mayor que la que estábamos viviendo ahora, y una probable guerra. Un día cerrarían los bancos, al siguiente ya no habría leche en las tiendas y poco a poco todo el mundo tendría que abastecerse cómo pudiera de alimentos antes del colapso del sistema. Las calles se volverían inseguras y no habría dónde buscar refugio. Yo lo veía en cada rostro de cada ser que me encontraba en mi camino, el fin estaba cerca y ellos lo sabían...pero yo ¿Qué podía hacer? Nada, seguir con mi trabajo y esperar mi turno después en la cola del paro, esperar unas pequeñas prestaciones y luego nada...nada...el fin.

Pero aquellos días en los que me encontraba perdido pero seguro de mí mismo me daban una respuesta, la tercera guerra mundial estaba próxima y se iba acercando, millones de personas iban a morir y el resto pasarían hambre y privaciones. La gente sin embargo caminaba tranquila a sus quehaceres, ignorante del destino fatal que les aguardaba...¡Cuántas veces deseé ser uno de aquellos ignorantes llamados también "Durmientes" pues estaban dormidos sin conocer la verdad, sin querer despertar. Era una realidad que el mundo se había dividido entre "Durmientes" y "Despiertos"...¿Y de qué me valía ser un "Despierto" si no era más feliz, si no hacía cada día un poco más por asegurarme la supervivencia cuando sobreviniera el Gran Colapso de mano de la Gran Tribulación al inicio de el Final de los Tiempos?

España pronto tendría hacia el año 2015 más de 14 millones de pobres y la situación empezaría a ser insostenible, al mismo tiempo ya para aquella época habría muy pocos "Durmientes" y la gente empezaría sin duda alguna a despertar, a saber que se acercaba imparable una tercera guerra mundial y que se cernía sobre ellos la hambruna después del colapso económico del sistema y ...¿Cómo iban a estar las calles entonces? ¿Sería Europa un lugar seguro o habría que emigrar a Centroamérica o a Japón o quizás a China? ¿Se podría vivir bien después de todo? Si sólo un tercio de los españoles podrían estar bien y seguros mientras el resto pasaba grandes penalidades incluso hambre...¿Qué lugar para vivir sería España? Los grandes bancos españoles irían cayendo y luego sucumbirían los conectados a ellos, en días no habría dinero en los cajeros ni comida en los supermercados. La gente empezaría a volverse loca y el hombre cuando tiene hambre es lo más parecido a un animal furioso, el caos y el desorden se adueñarían de las calles y sería necesaria la presencia de grandes contingentes militares para contener a la turba.

La alegría toca el suelo, las máscaras están acalladas y las ironías se han silenciado, en el lecho del sueño duerme la masa mónada de los días que son y sin parecer que se entrega un espejismo el dueño del vuelo está aquí para hacer lo cierto. En manos densas descansamos otorgados al frenesí del espacio habitado por nadie y en horas bajas cansamos y aturdimos con nuestro diamante que ha sido carbón, el padecer del resto que es así. Para la esperanza hay una espera y todo se difumina en un sonido diapasón, cabalga el tedio y es flor y los vasos están repletos del licor que nos mece para ser de una realidad posibilitadora, el aire es fresco ya. Rumores ciertos, cobijos y diestros en las frases del no significar.

Dejé Palencia y me vine a vivir a Valladolid, el aburrimiento se hizo fuerte en mi espíritu, nada me animaba, nada me interesaba, nada parecía gustarme. El mundo se hizo más sucio y más gris, esperaba algo que no sabía que era, un cambio de todo lo conocido y volví a encontrarme a la bruja en sueños.

--Muertes a gran escala--me dijo--.Sucederán muertes a gran escala.

Entonces, tras recibir el mensaje en mi sueño, supe que las muertes a gran escala no vendrían por guerras sino por gigantescos y tremebundos terremotos y también por megainundaciones, devastaciones y tsunamis.

Sin duda en el mundo iba a haber grandes y poderosos terremotos y morirían las personas por cientos de miles, igualmente sucederían inundaciones sin número y la naturaleza sería cruel con el ser humano. Ese era el mensaje de la vieja...¿Pero por qué me fue revelado?




No hay comentarios:

Publicar un comentario