Páginas vistas en total

miércoles, 23 de noviembre de 2016

TÚ EN TU CASA, NOSOTROS EN LA HOGUERA

En el hueco del ascensor se escuchaban los sonidos de la calle, pero todavía estaba en obras todo y en la más completa oscuridad. Abajo, frente a los cerros, estaban mis amigos y traían consigo elementos para hacer una fogata.

Luego encendíamos un fuego entre las ruinas y las obras y el parque se iba llenando de luz, estábamos contentos y debíamos tener entre quince y diecisiete años.

Uno de mis amigo venía en tren desde un pueblo sólo para reunirse con nosotros y entre las fogatas de aquella zona en construcción hacíamos chanzas y bromas y a veces comíamos algo.

Era divertido jugar a tirar nuestras navajas al suelo y hacer que se clavaran de punta, éramos felices así. No teníamos móviles, cuando salíamos de casa ningún familiar podía contactarnos y eso le pasaba a todo el mundo, sólo existían los teléfonos fijos.

Algunas veces alguien traía una botella de orujo y tomábamos un poco con el taponcito y siempre nos sentaba mal y nos dolía la cabeza, éramos muy jóvenes.

Asábamos patatas envueltas en papel de aluminio y alguno hacía allí mismo los deberes del insti cómo si estuviera en el salón de su casa.

Las zonas en obras del barrio eran nuestro territorio y por la tarde noche no las cuidaba nadie y nosotros hacíamos esa zona nuestra, nuestro refugio.

LLevábamos una radiocasete y poníamos canciones violentas y puncarras para hacernos los duros, nos gustaba mucho aquella canción que decía: "Tú en tu casa, nosotros en la hoguera" y echábamos más papeles y basura al fuego.

Si llegábamos tarde a casa no pasaba nada porque éramos chicos y los chicos podían estar en la calle hasta tarde, sin embargo a las chicas no las dejaban salir. Era entonces mi ciudad muy conservadora y muy machista y los chicos éramos los reyes.

Lo mejor es que no necesitábamos ni drogas ni alcohol para pasarlo bien, nos animábamos con la música y comíamos queso y chorizo y hablábamos de fútbol. éramos muy inocentes.

Es curioso cómo la política no nos importaba a nadie y nunca hablábamos de ella, luego todos cambiamos al hacernos más mayores.

No recuerdo cómo fue que empezamos a consumir alcohol y alguno a fumar porros, pero fue años más tarde.

Recuerdo eso ahora porque creo que es importante, los recuerdos de haber sido feliz sin drogas, sin alcohol e incluso sin compañía femenina. La inocencia es la clave.

Y la humildad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario