Páginas vistas en total

miércoles, 21 de diciembre de 2016

FUERZAS DESCONOCIDAS TRAS LA GUERRA

A pesar del tiempo que había pasado, la guerra que había ocurrido en España se seguía sintiendo. El extremo frío de la pobreza sacudía los miembros ateridos y húmedos de los viandantes y no les dejaba pensar con razón, a todo ésto Fernando ya llevaba dos horas menudeando con drogas en la calle La Vía y cuando llegó Carlos se encontraba aburrido y un poco cansado y un poco harto...
--Llego tarde, Fer--se excusó Carlos--Pero no me encontraba muy bien hoy, me tuve que poner la vacuna de la gripe y eso hizo que me doliera todo el brazo que ya me dolía de antes, total que hasta ahora no he podido salir de casa.
--No pasa nada--dijo Fernando--y se quedaron un rato mirando al tendido, en silencio.
Había habido una gran crisis en España desde el año 2008 y después cómo todos ya sabemos, esa crisis terminó en una guerra. Italia también estuvo en guerra y Francia y Alemania y en general toda Europa y ahora no se sabía si la guerra había terminado o sólo acababa de empezar.
Carlos dijo que se iba un momento a tomar un chocolate caliente y entonces Fernando le dijo que le comprara tabaco, que había vuelto a fumar. Se lo dijo pero no le dio dinero y tampoco sucedió nada después controvertido.
Fernando se quedó solo pensando en los grandes terremotos que había habido y en los que habían muertos cientos de miles de personas, fue una tanda seguida de grandes terremotos que partieron prácticamente la Tierra en dos, muchas zonas quedaron completamente inundadas. Pero sobre todo Fernando se quedó pensando en los grandes terremotos que iría a haber.
La chocolatería era un lugar de encuentro, llamó Carlos a Luis Ángel para que se reuniera con ellos y entonces se pusieron a hablar de cosas del pasado, de cuando iban a la chocolatería y sabían que iban a cerrar negocios y empresas y que mucha gente se iba a quedar sin casa y en la calle, todavía no había empezado la guerra pero ya se veía venir.
--Dicen que nos vamos a quedar sin internet y sin teléfonos móviles--dijo Luis Ángel entrando en la chocolatería.
--Y sin televisión, ni radio ni electricidad...nos vamos a quedar sin nada, vamos todos a volver a la Edad de Piedra...¡Y a cultivar el campo!
--Yo ya he guardado agua y alimentos y agua potable.
--Ya lo has dicho.
--¿El qué?
--Lo del agua potable.
--¿Cuándo? ¿Qué he dicho?
Fernando les hizo una seña desde los cristales para que salieran, pagaron su consumición y se fueron.
--¡Está la secreta en este barrio, vámonos a otro y comamos algo!
--Nosotros ya hemos comido.
--Pues entonces bebamos algo.
Fernando había vuelto a beber.
--¿Pero aquí la policía no te hacía la vista gorda?
--Era mentira--contestó Fernando a Luis Ángel
--¿El qué?
--Que lo de la "vista gorda" era mentira.
Y se quedó tan ancho.
--No son ni las doce--dijo Carlos mirando su reloj.
--Muy buena hora para empezar a beber--dijo sacando un fajo de billetes de su bolsillo.
--¡Ah, invitas tú! No quiero sabes de dónde has sacado el dinero...
Luis Ángel terminó la frase con una sonrisa de complicidad, Fernando entró por la puerta de un bar y sus dos amigos le siguieron.
La conversación entre cerveza y cerveza trataba de lo que sigue:
Existen Fuerzas Desconocidas que manejan nuestra vida y unas están en La Luz y otras están en La Oscuridad y según nuestros estados de ánimo nos acuden unas Fuerzas Desconocidas u otras pero siempre lo hacen para entretenerse pues están muy ocupados y animados con nosotros, los seres humanos con los que juegan y se divierten.
El juego se llama "Vida en el planeta Tierra"  y es el juego en el que estamos todos nosotros pero sólo somos sus marionetas y realmente los que juegan son ellos, que nos manejan a su antojo. No existiría por tanto el libre albedrío aunque nosotros pensásemos que si existía cómo tal, pero era cosa que no era cierta, ni mucho menos y además no había nada que hacer, no había vuelta de hoja.
Todos asentían cómo descubriéndose a ellos la solución, pero no había solución y en el fondo todo era una conversación sin sentido, sin ningún sentido.



Para acabar de rematar las cosas al final Luis Ángel dijo que pensaba que la Maquinaria Cósmica que gobierna el universo y que es Dios nos reencarna vida tras vida por el más puro azar, sin tener en cuenta nuestro karma y que a fin de cuentas el karma existe sólo en esta vida pero que cuando morimos ya no hay karma.
Fernando pensaba que el karma existía siempre y Carlos que era precisamente el karma lo que se tenía en cuenta a la hora de reencarnar, así tomaron su tercera cerveza.
Una pareja de mediana edad escuchaba molesta la conversación, seguramente les parecería una conversación de vagos y de ociosos y de gente que no tenía ni un trabajo ni que mantener a una familia, cuando los tres amigos pasaron a su lado les miraron muy mal, con mucho desprecio y Fernando a la salida no quiso volver nunca más a aquel bar y todos entendieron por qué. Cualquier cosa por insignificante que fuera molestaba mucho en la ciudad en la que se encontraran y había que hablar siempre agarrándosela con papel de fumar por eso a los tres amigos les encantaba estar por internet donde uno podía decir siempre lo que quisiera sin ánimo de ser criticado, todo valía, manga ancha. Aun así siempre acababan teniendo problemas en el Facebook pero curiosamente sólo con la gente que era de su misma ciudad.
Cuando salieron a la plaza vieron congregadas a las masas empobrecidas para lo que parecía ser la enésima manifestación en contra de los recortes sociales y las subidas de impuestos, se alejaron de esa multitud rápidamente pues se sentía una energía muy enferma y cansada y se veían caras amarillas y macilentas y cuerpos enfermos y descolocados en posturas abigarradas presas del estupor y el pánico y el miedo y una desesperación vieja de siglos. Gente que en otro tiempo había sido educada pero que ahora se había convertido en chusma, en masa hambrienta de justicia y de la antigua vida regalada de hacía mucho tiempo ya pero que nadie olvidaba, que nadie podía olvidad. La Europa de los derechos y la Europa del bienestar había dejado paso a la Europa de la precariedad y los recortes sociales y ésta había dejado paso a la Europa de la guerra y del malestar social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario