Páginas vistas en total

sábado, 25 de febrero de 2017

LA REBELDÍA ERA UNA EXCUSA PARA FUMAR HACHÍS

Yo no he nacido en la cara mala del mundo, he nacido en una España próspera dentro de una familia próspera. La rebeldía sólo fue una excusa para pasármelo bien, la rebeldía sólo formó una excusa para fumar hachís. Asistía a las reuniones de poetas malditos que se cagaban en Dios con mis zapatos Camper. Nada tenía sentido. Ser un chico malo, ser un chico de barrio, ser un chico de la calle, llegar a la crueldad o ser un brujo, todo ello no fueron sino imposturas y ganas de aparentar. Pero cuando miras al abismo el abismo te mira desde el otro lado, escuché una vez. Al final lo que queda son diez años asistiendo al psiquiatra y mi superación personal. Yo no he nacido en la cara mala del mundo, mi rebeldía era pura necedad, no había ningún problema por el que yo no pudiera adaptarme a la vida, no había ningún problema por el que yo no pudiera adaptarme a la sociedad. Yo creé esos problemas.



El universo se mueve por unas reglas espirituales incontrovertibles e inaplazables, el bien regresa cómo bien, el mal regresa cómo mal y en medio de ello están todas las zonas de sombra. Las zonas de sombra no es sino lo que somos. Nos movemos en zonas de sombra, más allá de la supuesta superioridad moral de la izquierda y las ganas de todos de votar a la derecha porque los rojos se creen muy listos, se creen muy justos. Todo eso que ha ocurrido en España, millones de personas votando a la derecha porque no soportan la falta de humildad de la izquierda, millones de gentes votando a la derecha porque no soportan la soberbia de la izquierda...¡Y así nos va! Éste es el mundo que nosotros hemos elegido. Nadie sabe qué significa exactamente ser progresista. El Poder Mundial nos divide en España en rojos y en azules para que siempre exista la desconfianza, para que no podamos trabajar juntos. El Poder Mundial siempre nos quiere enfrentados en España, es una forma de debilitarnos. En todo el mundo pasa igual. Algunos ya no quieren caer en este juego y y ya han dejado de ejercer su derecho al voto, y ya no se sienten nada y ya no son nada. éstos son los más sabios más allá de la ceguera de las buenas familias. El sabor de la cerveza muy de mañana cuando me piraba las clases del instituto y me iba con los más gamberros a beber litronas en frente de una panadería o en un parque. El sabor de la cerveza muy de mañana es el sabor de la libertad. Aquellas Skoll o Águila de los años 80, esas botellas marrones sólidas y pesadas de litro o litro y medio de las que dábamos buena cuenta al no asistir a las clases del instituto. El sabor de la libertad y de la felicidad. Nunca he estado tan vivo cómo cuando no asistía a clase y me iba a beber con los amigos. Nunca he sido más feliz.

Hace tiempo encontré cerveza de la marca Skoll y volví a revivir esos momentos. Era una buena cerveza que se hacía en España y se vendía mucho en España, ahora está de capa caída ante tan dura competencia de cervezas de importación y las europeas. Antes era lo español beber Skoll o Águila, pero no te dabas cuenta, no bebías por hacer patria.

Luego en aquel pueblo del sur de España donde mis padres tenían una casa y veraneábamos todos los años compraba yo de adolescente litronas en los supermercados y también las bebía muy de mañana, acordándome de los amigos. Salía pronto de casa, alquilaba una pista de tenis con un amigo y antes de jugar me bebía un par de litros de cerveza y luego sudaba a chorros durante el partido. No fui tenista mucho tiempo, sabía jugar pero no era bueno, no destacaba. Por eso lo dejé. Vivo ahora en el año de volver a hacer aquello en lo que fuiste bueno mucho tiempo y a empezar otra vez por el principio pero con todo lo que ya sabes. Eso es para todos. Y yo creo que eso todos lo saben. Volvemos a empezar desde el principio pero con todo lo que ya sabemos. Este año volveré a escribir poemarios y volveré a presentarlos a concursos literarios, cómo hace muchísimo tiempo. Pero con todo lo que ya sé. Despertarse temprano para tener más tiempo para beber, para tener más tiempo para disfrutar. Aquellos años de una poderosa energía en el que era siempre un no parar. Y no te cansabas nunca y siempre de un excelente humor y siempre a tope, a tope con drogas. Aquellos muchos años de no ser un ejemplo para nadie pero de estar más a gusto que un arbusto. Ahora es tiempo de cumplimiento.
Ahora es tiempo de cumplimiento.

De alguna manera todos sabemos reconciliarnos con las partes oscuras de nuestra Alma y luego todos llegamos a entender la idea de un Jesucristo que no es el que nos ha mostrado la Iglesia Católica. Todos estamos en un tiempo de crecimiento espiritual y este crecimiento espiritual pasa por conocer y reconocer al verdadero Jesucristo y sabes quién era realmente ese hombre y de dónde venía, no es una idea muy cargante poder conocer más en los temas de espiritualidad. Debemos conocer y es nuestra meta saber. Por eso la idea de conocer al verdadero Dios y saber qué es Dios o cómo es Dios es algo que amplifica nuestra consciencia en mente y curiosidad.
Por otra parte no hay nada más interesante que saberlo todo o poder saberlo todo sobre el origen de la humanidad, poder saber si somos evolución de un primate-prosimio o un producto cocinado. Una especie de robot vivo hecho genéticamente por entidades de tipo extraterrestre...¿Qué es el hombre? ¿Qué es la humanidad? Y eso te tiene que importar aunque suban la cesta de la compra, y eso te tiene que importar aunque encarezcan los productos básicos porque todo eso es lo que hemos sido, es lo que somos. Todo eso es importante.

¿De dónde viene el alma?

Veamos, sin duda hemos venido a este mundo a aprender unas lecciones que teníamos que aprender, por karma o por destino. En esta vida las situaciones se repiten hasta que aprendas la lección que tienes que aprender. Si no aprendes la lección se te vuelve a repetir todo y tienes que volver a empezar. Cuando te mueres reencarnas para aprender lo que no pudiste aprender o para pagar karma por aquello que hiciste mal, cómo siempre habrá cosas que hagamos mal siempre tenemos que reencarnar y el ciclo de reencarnaciones no acaba nunca. Por el medio, en nuestra vida, las entidades oscuras se van alimentando de nuestra ira, pena, miedo y dolor y toda la amplia gama de emociones negativas. Nuestro sufrimiento alimenta a las entidades oscuras, las entidades oscuras nos quieren siempre en bajas frecuencias para poder alimentarse bien. El mundo es una granja, los animales somos nosotros y nosotros somos el alimento de las entidades oscuras. Para eso hemos sido creados. "Nosotros somos la comida y alguien está efectivamente hambriento."

Aquellos años que anticiparon la caída y aquellos tiempos que vinieron y luego una cierta pérdida del intelecto y una cierta pérdida de la inspiración. La crisis de los cuarenta fue prolífica y muy productiva pero luego llegó una especie de muermo y en esa especie de muermo llegó cierta diversión en espacios para no hacer nada y al final romper con todo eso y volver a estar más activo, volver a configurarse un curriculum ya de otra manera. Sin duda fueron buenos años del 2014 al 2016, buenos años de disfrutar con lo poco que se tenía y de holgazanear y de no hacer nada. Luego llegó el tiempo de cumplimiento, el año 2017 y había que ponerse de nuevo manos a la obra y empezar a hacer cosas útiles, empezar a aprender a hacer algo práctico, algo más práctico. Pero esos años de haraganear del 2014 al 2017 fueron años en los que nacieron dos novelas y se quedaron en el cajón otras dos. A todos los artistas les pasó igual, en esos años crearon obras importantes que luego dejaron abandonadas. Poemas, ya sin el empuje de los poemas de los años noventa, poemas galimatías muy extraños y algo pesados, el ritmo de la escritura de aquellos años mientras se iban poblando blogs de tipo esotérico con mucha aceptación y mucho tráfico de visitas. La crisis de los cuarenta fue del 2012 al 2014, estar loco esos años, no encontrar un camino y querer tener un lugar en el mundo, un espacio propio. Años de grandes retos intelectuales y de brillante intelecto, años de trabajo y de esfuerzo y de obtener algo, alguna medida. Años provechosos y de mucho autoconocimiento y en definitiva años del cambio de conciencia. Años de viajes y pensiones. Pero 2010 fue el año del cambio de vida, el año en que vinieron nuevas emociones y nuevos hábitos para la diversión y de retomar una conciencia de un mismo más optimista dejando atrás años en los que se estaba sufriendo ya demasiado y ya no tenía sentido sufrir tanto, a partir del año 2010 volvieron las ganas de querer volver a ser feliz, ya cómo remedio a todo lo vivido, ya cómo remedio a todo lo anterior. Los años esotéricos y de actividad literaria y también social, años muy sociales de estar en varios grupos de personas distintas que hacían cosas nuevas, luego todo eso se quebró, se fue desgastando, se dirigió hacia el caos, hacia la entropía. Esos años del 2008 al 2010 con un buen trabajo y una casa propia y bastante dinero y libertad. Años que pasaron muy rápidos. Años en los que le empezamos a ver las orejas al lobo.
Y el resto de los años fueron años de abundancia y mucha felicidad, por eso para algunos se nos hace tan dura la crisis, crisis de la que saldremos mediante una guerra mundial.

Sin duda sentir que se ha vivido, que es lo que importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada