Páginas vistas en total

martes, 23 de mayo de 2017

LAS ENERGÍAS TIENDEN A EQUILIBRARSE, ES UNA LEY CÓSMICA.

La primera reunión de Tarotistas- Videntes en la que participé una pareja de señores con chaquetas de espiga que se parecían entre ellos me aconsejaron que me buscara una chica especial y que no fuera una persona desenfrenada ni lujuriosa dependiente del tabaco y el alcohol, querían que me echara una novia formal y que llevara una vida ordenada con estabilidad sentimental y amorosa lejos del sórdido mundo de los servicios de prostitutas y sus cantinelas vacías. Esta pareja de seres morales, que también eran Tarotistas-Videntes, conocían las leyes kármicas del universo por las que todo se rige, las leyes kibaliónicas o kibliónicas y su profundo significado, pero todos tenemos un camino de evolución, incluso de evolución personal.

Cómo las energías tienden a equilibrarse y es una ley cósmica, siempre que he intentado ser más evolucionado me han sucedido cosas que han frenado mi evolución y siempre que he estado en algún tipo de estado involutivo transcurrieron asuntos a mi alrededor que dispararon mi evolución personal y mi apertura de conciencia.

La segunda reunión de Tarotistas- Videntes transcurrió en el mes de junio y en una carpa vivíamos todos en medio de una especie de campamento con tiendas al aire libre, entonces conocí a las videntes vestidas de blanco que eran dos hermanas gemelas con peinados antiguos y muy magnéticas y sabias, con las que tuve una amena y brillante conversación que ahora no recuerdo pero que me cambió. El problema era que había una tribu suramericana que estaba metida en rollos oscuros y en drogas, pasé un tiempo con ellos pero no me vino bien y además no conseguí aprender nada, el camino del Chamán no era mi camino y además me resultaba desagradable, yo no vibraba con ese tipo de energía. Recuerdo un humo negro que idiotizaba y que salía de unos cántaros y eso fue todo lo que recuerdo, eso y que de repente gente muy joven se interesó por el esoterismo y la carpa se llenó de veinteañeros peculiares, en su mayoría mujeres.

Los señores de las chaquetas de espiga y las videntes vestidas de blanco eran realmente la misma energía, la misma lección espiritual y la misma evolución de conciencia y en cuanto a los chamanes de la tribu suramericana pienso que ellos me presentaban a mi parte oscura por si quería descubrir algo nuevo, por si quería participar de un estado de conciencia distinto, pero no entré por ahí.

Un experimento es algo que presenta un resultado y la vida puede ser cierta algunas veces y a veces no. Recuerdo entonces cuando me sentaba mal el alcohol pero seguía bebiendo y entonces yo esperaba sencillamente bebiendo a que el alcohol me dejara de sentar mal, en ese momento yo me encontraba escaneando una revista de 1974 para una editorial y en ella le hacían una entrevista a un paisano de Sayago al que llamaban el ruso y el ruso siempre había tenido problemas por el alcohol y problemas por las mujeres y eso en un pueblo de la España de 1974 pero pienso que los hombres somos iguales en todas las épocas y tras penar y sufrir en diferentes etapas de la vida cualquier hombre acaba al final teniendo problemas con el alcohol y teniendo problemas con las mujeres, digamos que es una constante. Sin embargo antes de pensar en todo eso recuerdo que tenía un amigo que no se podía dormir hasta las cinco de la mañana porque temía que se murieran sus padres y se quedara solo en el mundo, tampoco tenía muchos amigos y no se le conocía ninguna novia ni amante ni familia propia, además tampoco tenía un trabajo, un hobby o una ocupación y el resultado es que se pasaba el día penando, pensando que pronto se quedaría solo en el mundo. Hay mucha gente que tiene miedo a la soledad, hay mucha gente que tiene miedo a quedarse sola. Amigas tengo tres que viven solas y que no quieren compartir su vida con nadie, de vez en cuando se dan un homenaje o acuden a algún tipo de fiesta subida de tono por cambiar pero están bien solas, hay muchas mujeres así en España, de mediana edad y viviendo solas, sin querer compartir su vida con nadie porque ya tienen su casa y su dinero y son independientes y con un pasado probablemente con amores importantes y también con frustraciones que no quieren repetir, así que mejor están solas. Es como si ya lo hubieran vivido todo y ahora se hubieran retirado del mundo.
También tenía otro amigo que estaba almacenando alimentos porque una amiga suya también lo estaba haciendo y conocía a una persona amargada por haber tenido una profesora histérica y atosigante en un curso del paro, esta profesora estaba muy enferma mentalmente pero nadie se lo decía y finalmente no era la única y yo me daba cuenta de que también conocía un par de mujeres al menos con serios desequilibrios mentales y algo en el mundo estaba empezando a fallar, algo en el mundo iba rematadamente mal y se había enfriado la caridad o la caridad ya no existía y la gente ya no se trataba con amor pero yo pienso que lo que pasaba era que la gente se daba cuenta de que cada vez valía menos y de cada cada vez estaba más en precario y sin una guía o un suelo sobre el que sostenerse, la falta de fe era en muchos una nueva fe y no creer en nada era la creencia generalizada o a lo sumo creer en excentricidades y cuánto más excéntrica fuera la creencia tanto más se creía en ella y se quería compartir, la sensación era la de estar viviendo un engaño, la de estar siendo engañados por los poderes mundiales, el gobierno, el Estado y la sociedad para acabar siendo una especie de esclavo sin voz propia y sin futuro ni esperanza.

Mandas archivos a imprimir, quieres tener impreso lo que has escrito por ego y para entretenerte a ti mismo. Todos los días te comunicas contigo, todos los días te cuentas cosas, es una necesidad. Los hombres de hace dos siglos eran callados y taciturnos y no se comunicaban, no expresaban sus sentimientos. Expresar los sentimientos propios era entonces una debilidad y era propio de mujeres. Las mujeres hablaban mucho y se comunicaban mucho y expresaban sus pensamientos y emociones. Sin embargo los hombres callaban, expresar sentimientos era un signo de debilidad. Alicia, una amiga mía que conocí en los años noventa, era como los hombres del siglo diecinueve, no hablaba mucho, no expresaba sus sentimientos, no contaba sus emociones, no necesitaba comunicarse y entonces yo pensaba que realmente lo que sucedía es que necesitaba todasu energía para ella, que en el fondo era un síntoma de mala salud. Luego trabajé en una editorial y centraba los textos con un programa de ordenador y dejaba el trabajo no inmediatamente para ya mismo, de la misma manera trabajé en inmobiliarias y tampoco dejaba el trabajo para ya mismo, me gustaba que quedaran cosas por hacer y lo mismo me ocurría cuando trabajé de comercial. Conocí entonces a una persona que trabajando de comercial había tenido un sueldo de 7000 euros al mes durante veinte años, trabajando en Barcelona. Era una persona muy competente. Yo no llegaba ni a los mil euros al mes pero era culpa mía,  yo no era un comercial tan brillante, yo no era un buen vendedor. Ahora que queda poca gente trabajando por la crisis te das cuenta de que han quedado los mejores trabajando el doble pero con la mitad de sueldo. Al final los mejores trabajadores son explotados miserablemente mientras que los más inútiles al final cobran un sueldo por no trabajar o viven de las ayudas sociales y en una empresa siempre el más válido es el que acaba haciendo el trabajo de los demás, sobre esta gente recae una gran responsabilidad, porque son los que están manteniendo el país.

Te pones de mal humor cuando piensas que te están diciendo que con la conjunción Luna - Mercurio del 24 de mayo pasamos de quinta a séptima dimensión y que los que están en tercera dimensión pasan a quinta. Te pones de mal humor porque cada tres meses estamos cambiando de dimensión y cada tres meses estamos ascendiendo de dimensión y luego todo el mundo sigue igual. Te pones de mal humor porque sabes que veinte millones de personas van a morir de hambre en el mundo pero las noticias sólo hablan de Donald Trump. Parece ser que viene ahora una hambruna global y que de momento está llegando a África pero que luego se trasladará a los Estados Unidos y después a Europa. Hay una guerra nuclear en ciernes que puede complicar mucho las cosas pero lo peor es que los egos están revueltos, los egos están incómodos.   La gente que tiene trabajo no tiene ganas de trabajar porque hay muy poca gente trabajando ya que casi todo el mundo está desocupado y el que está trabajando piensa que está haciendo el bobo manteniendo con sus impuestos a una gran masa desocupada y teniendo para vivir al final lo mismo que los que cobran una ayuda social sin hacer nada, con estos parámetros a la gente no le apetece nada trabajar y pronto inventarán la moneda de treinta céntimos. Pero no hay mucho misterio en entender el mundo, todo tiene su aquel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario