Páginas vistas en total

jueves, 20 de julio de 2017

ESPAÑA CON UN 30 POR CIENTO DE POBREZA, NORTCOREA A PUNTO DE LANZAR UN ATAQUE.


Nortcorea puede abrir fuego en cualquier momento y comenzar así una guerra nuclear, mientras tanto Bruselas exige nuevas reformas a España que ya enfrenta un treinta por ciento de pobreza.


La cuestión es si podemos empoderarnos de alguna manera, si podemos tener autoestima, un presidente de Estados Unidos murió en un atentado anarquista pero de él nunca se habla. La cuestión es si podemos empoderarnos todos, si podemos tener más consciencia, si podemos ser más responsables. 

Todo lo que se hizo en España por avaricia antes de la crisis del ladrillo todas las familias lo están pagando y lo que se dejó de estudiar y lo que se dejó de trabajar todas las familias lo están pagando también. Sin embargo resulta difícil cobrar un karma positivo por los espacios creados para la imaginación que al final han acabado en los vertederos de internet, el gran basurero mundial y no hay retorno a la conciencia tras el desvarío del amor tempestuoso, cómo dice la canción.

Tenemos que tener mucho cuidado y ser conscientes de que la indignación, la justa indignación, no se puede controlar. Es absurdo depurar el rencor a través de las Redes Sociales, es absurdo ventilar el rencor a través de internet.

Sólo desde la acción política y ciudadana se puede cambiar la sociedad y para eso necesitamos políticos justos comprometidos con las necesidades del pueblo y que no quieran vivir de él ni engañarle.

El derrotismo de que ya nada se puede cambiar ni en España ni en el mundo, el derrotismo de que ya somos unos esclavos de las élites económicas y políticas que nos dominan se convertirá en un nuevo nihilismo y ésto ya sucedió en el siglo XIX, el nihilismo de la población al final acabó convirtiéndose en terrorismo anarquista, es un hecho comprobado cómo ya se estudió en los ensayos sobre el hombre rebelde de Marcel Camus. Luego llegamos a la náusea y a la nada de Sartre y a un mundo sin Dios en el que al final todo está permitido, se enfría por ello mucho la caridad y el amor al prójimo y finalmente todo acaba estallando en totalitarismos y fascismos, revisar los postulados de Nietzsche en esta cuestión y de Heidegger. Los partisanos también se cobraron víctimas.

Por eso no podemos caer en el derrotismo ni en el nihilismo, tenemos que seguir creyendo que vivimos en un mundo con esperanza.

¿Pero es ésto posible?

Hay que aparcar los zarandeos y zarandajas separatistas en España y procurar auxilio y acomodo de ese treinta por ciento de la sociedad española excluida socialmente y de ese otro treinta por ciento en peligro de estarlo.

Si más del sesenta por ciento de la sociedad española se empobrece y los que están en la pomada no quieren hacer algo, comenzarán los discursos populistas de venganza y rencor que pueden llegar desde los callejones y mentideros separatistas e independentistas cómo voceros y acumulación.

Entonces ya sólo podremos gastar el tiempo en protegernos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario