Páginas vistas en total

jueves, 19 de noviembre de 2015

EL BAILE DE LA NADA

Psicológico maravilloso disfrute, el día que pasa y queda intentando ver a todos los que nos has podido ver. Tienes ánimo y eso te encanta y se normaliza el pavor con el que sientes las cosas, otra cuestión es la prisión en la que viven las moscas puñeteras, felices de permiso en tu casa que es una cárcel. Algunos amigos están hechos polvo, una cosa que acabo de pensar es que yo creo que se han ido las sensaciones de miedo. En una incertidumbre cruzas la plaza y te sientes muy listo ayer por la noche a las cuatro de la mañana en tus sueños pero ahora es la misma hora y es la sirena de la policía que pasa la que te despierta y puedes ver un poquito a tus amigos al final.
Piensas que tienes algún problema dentro, puedes garantizar que no estás en un spa sino en la calle y te parece muy bien aunque de manera diferente.
Otra cosa que sé es que sientes que eres algo dentro de un texto muy largo que viene a decir que estás dentro de la rutina de todo el mundo, el próximo permiso para que te dejen salir de tu casa y te levanten el arresto domiciliario estará lleno de todo tipo de frialdades, has calculado que al menos es algo maravilloso no estar en la cárcel. A qué tener tantos cuidados con uno mismo, simplemente por contestar preguntas y no poder decir nada.
El motivo es que mañana te levantan el arresto domiciliario y puedes someterte al detector de mentiras porque eres inocente y has nacido así. Lo malo es que a pesar de los datos y sentimientos no sabes interpretar la realidad mañana para la prensa, y tendrás que hablar de lo que ha pasado pero no recuerdas nada.
Hay algunos vídeos grabados en todo el panorama y te podrían dar una pista, no entiendes que se presten a eso los dueños que contestaban al rol de tus grabaciones. Preguntas algo y te dicen otra cosa que no estás autorizado para contar, entonces mañana no podrás decir nada a la prensa.
Mañana cuando salgas verás a algunos amigos de la función en tu obra de teatro, porque, ahora lo recuerdas, eres un actor de teatro con una obra estrenada en la Gran Vía de Madrid del 17 de diciembre al seis de enero, con venta anticipada todos los días.
A lo mejor no eres el actor de teatro sino el que ha escrito la obra, entonces eso ha tenido que ser hace veinte años.
También has podido sacar un disco y eres cantante. Muy educado pareces para ser cantante pero a lo mejor eres de los que toman clases de canto y saludan, sigues creciendo.
Ahora recuerdas que han nacido en Las Vegas.
Y por fin sales de casa, una noche de glamour.
Ves soldados por las calles y no encuentras a tu hermana perdida desde junio, quizás esté en otro país ya, sería lo mejor. Quizás esté contenta en estos momentos muy segura de todo y pasando las familiares navidades interpretando mal los villancicos.
Vas a pedir champán y a comprar en la efnak un libro de Vargas Llosa, aunque a ti lo que te gusta es Camilo José Cela, también Mishima.
Cantas un poco bajito y te sorprendes porque tú realmente no eres cantante.
Tienes dinero en el bolsillo y las llaves de una casa prestada, hay mucha policía y soldados por las calles y también posibles compradores de tu coche, esperas que no se vayan a echar para atrás porque lo cierto es que no sabes conducir.
Una noche despertarás y te darás cuenta de que ya ha acabado todo, entonces tendrás 45 años pero todavía eres joven y además un artista. Estrenan una obra tuya en la Gran Vía, el primer mes gratis para todo el mundo porque ya la gente no tiene buena salud. Ni dinero.
La tormenta va a empeorar...y  es mejor que te metas en un bar a tomarte un café, no, todavía no bebas champán, si bebes champán te vas a quedar dormido. A las doce y media de la noche te tendrás que poner de acuerdo con una mujer para descubrir y explorar y hacer cosas nuevas a tu ritmo, las llaves deben ser de su casa.
Han acordonado algunas calles, es todo muy extraño. Los soldados pasan con cara seria a tu lado, no dicen nada, a lo mejor también tienen frío pero no es sábado, es un día opaco.


Han pasado los días, por si lo quieres poner en tu diario. Vas a bajar al club para generar una estructura social en tu vida modificando tus hábitos. En el fondo todo es igual. Ya no vives en democracia...¿Cuánto tiempo ha pasado? ¡Nada! En muy poco tiempo la democracia se acabó y empezó el horno durante quince o veinte días. Al final has vuelto, has vuelto a ser tú mismo. Te has enfriado pero te han dejado salir de casa, bomba total, Vas a contar unos buenos trozos de tu obra de teatro en el club, allí serás admirado...¿Te han autorizado a hacerlo? ¡Tenías que haberte sacado el permiso para eso, qué bueno que haya tanto amor! Todos los días que has vivido...¿Para qué han servido? Bueno, te gustaba escribir y dos copitas por aquí y dos copitas por acá, eso también. ¡Muy fácil, ahora tiene un mayor sentido que te pongas de canto en la presentación para tener algo de color! (No se te olvide el detalle de tomarte un chicle de menta para que no te huelan los mecenas a alcohol y des la nota, la mala nota. España no puede seguir yendo así por el mundo y ahora tienes la nacionalidad española, aunque naciste en Estados Unidos. La verdad es que están mejor las cosas aquí que allá y además se van a reestablecer o eso dicen. Tú tranquilo, no tengas miedo. Tradición y secretos milenarios, misterio y esencias adaptadas, fanal de seducción)
Y ahora te gustaría entrar en las rebajas pero te ha entrado sed, vas caminando por Gran Vía hasta Sol y no sabes si es mejor pasear de Callao a Ópera, pero han puesto vallas negras metálicas muy sólidas y no dejan entrar a la gente, por suerte hoy el metro no está cerrado. Tienes miedo de usar el metro, por el riesgo de atentados...¡Mejor pasear! Aunque la verdad es que los autobuses tampoco son seguros. Arcos de seguridad en varios anillos y registros a fondo en algunos puntos, controles y puertas cerrdas, se revisa todo, las bolsas y las mochilas. Agentes de la Policía Nacional, antidsturbios...¿Qué está pasando? Los soldados son para controles en las fronteras terrestres, nivel 5 de alerta...¿Qué hacen aquí? La novedad no sabes cómo calificarla. Tú vive tu vida, pide una copa de champán. Ahora es tiempo--no vas a dejar de entregarte a los placeres de última hora de tu juventud, cafeína ya tienes-- aquí sólo parece haber Policía Municipal. En el bar de enfrente no hay seguridad privada, un poco de intimidad, de tranquilidad...¡Veremos!
Tienes que darte prisa hay un complot y un conspiración en España y te están señalando, tú eres más inocente que un churro, a lo mejor te vuelves a vivir al Estado de Nebrasca. Pero lo mejor es que no se te vaya el tiempo, no es una tontería vivir. Debes hacerlo así. Corre, te esperan en el club. Te esperan ahora en el club para que recites tus obras dramáticas, ya podía haber pasado eso en tiempos de juegos y de paz, pero no puedes acabar de elegir. Ha sido un acierto tu nueva vida, pero ahora este fin del mundo o acontecimiento frívolo y catastrófico sin unidad de pensamiento te ha sentado cómo una usurpación, tampoco te van a dar el Nobel. El arte con sus espectáculos teatrales y revistas te esperan en Madrid, lo que siempre habías querido. Pero no en el Madrid que te has encontrado. No puedes elegir, ahora hay unas normas. Han tardado en llegar pero aquí están, no es para nada fácil, juegas solo contra el tiempo, pero ahora hay normas. El Madrid de los artistas vuelve a ser tuyo, no te olvides de tu abrigo de armiño.
FIN



No hay comentarios:

Publicar un comentario